Aunque se levantó a finales del siglo XIX, esta finca residencial se convirtió en la década de los sesenta del pasado siglo en una pensión para después pasar a segregarse en seis pisos. El estudio Arent & Pyke tomó el testigo y dotó cada rincón de esta casa de significado.
  • COMPARTIR