Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/blog2/blog2.com.ar/index.php:10) in /home/blog2/blog2.com.ar/wp-includes/feed-rss2.php on line 8
blog2 http://www.blog2.com.ar          por Martín Parselis Sun, 08 Oct 2017 14:09:38 +0000 en-US hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.5.10 Nuevas versiones del Rey desnudo, el agua marketineada http://www.blog2.com.ar/index.php/2017/10/07/nuevas-versiones-del-rey-desnudo-el-agua-marketineada/ Sat, 07 Oct 2017 16:08:51 +0000 http://www.blog2.com.ar/?p=1343 Continue reading

]]>
Qué bueno que el mundo esté repleto de noticias positivas. Imaginate que si siguiéramos la lógica del “no news, good news”, o “las malas noticias son las buenas noticias” (en clave periodística) tendríamos una imagen del mundo demasiado dolorosa.

Afortunadamente hay gente que trabaja por nosotros y merece su lugar en la circulación de la información, especialmente cuando contribuye a la construcción cool de la realidad.

Sino, mirá:

Aguas Danone se certifica como Empresa B

¿Te imaginabas que una empresa tan grande como Danone pudiera lograr entrar en una certificación que tiene como misión la de trabajar “por una economía donde el éxito se mida por el bienestar de las personas, de las sociedades y la naturaleza“?.

Yo era escéptico, pero sucedió.

Sucedió que Aguas Danone lo logró. Imagino también con un enorme esfuerzo por escribir informes y compromisos sobre cómo gestionar el bienestar de personas, sociedades y, claro, la naturaleza.

Supongamos que Aguas Danone tiene una preocupación por estas cosas, que logra que entre trabajadores, proveedores, stakeholders en general, nada parezca demasiado feo y todos puedan vivir dignamente de este negocio.

Supongamos que el Sistema B es fantástico, porque exigir ciertos comportamientos a las empresas para que no solamente se ocupen de su rentabilidad sino también de las comunidades asociadas y su bienestar es algo intrínsecamente bueno (y esto va en serio: cada vez más necesario e impostergable)

Luego de estos supuestos de buena voluntad y lejos de toda sospecha, hay una realidad incontrastable: Aguas Danone vende agua como un producto cualquiera del mercado.

El agua, a esta altura, ya tiene miles y miles de páginas dedicadas desde las más diversas disciplinas que han logrado consagrarla como un derecho humano básico.

Reconocer formalmente un derecho humano al agua y expresar la voluntad de dar contenido y hacer efectivo dicho derecho, puede ser una manera de estimular a la comunidad internacional y a los gobiernos para que redoblen sus esfuerzos para satisfacer las necesidades humanas básicas y para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (Water as a Human Right? IUCN, PNUD, 2004)

Entonces es cuando la buena noticia se transforma en una pésima noticia. Cuando el derecho al agua se compara con un producto que compite en el mercado como cualquier otro. Cuando además es envasada en plástico sin que podamos tener opciones. Cuando, sospecho, la certificación es una decoración para la diferenciación marketinera.

¿Vamos en contra del Sistema B? De ninguna manera. En todo caso, es insuficiente. Que la declaración y los procesos de Aguas Danone “mejoren” algunos de los aspectos en los que se comprometió no quita que su core business sea malo en sí mismo. Y este es el problema de tantas otras certificaciones (por ejemplo la ISO 14000 para medioambiente o la 26000 de resposabilidad social empresaria)… no hay cuestionamiento sobre el negocio principal. Podríamos certificar fábricas de armas, y (si fuera legal, como única condición de legitimidad) la producción de metanfetaminas de Breaking Bad. Y como esto no parece aceptable, llegaríamos a la conclusión de que ese límite es muy arbitrario.

Recordé al Rey desnudo, aunque todavía cuál de los dos es.

 

]]>
La campaña que nos hace culpables http://www.blog2.com.ar/index.php/2017/09/25/la-campana-que-nos-hace-culpables/ http://www.blog2.com.ar/index.php/2017/09/25/la-campana-que-nos-hace-culpables/#respond Mon, 25 Sep 2017 19:31:54 +0000 http://www.blog2.com.ar/?p=1327 Continue reading

]]>
Desde hace muchos años nos sentimos culpables por la contaminación. En la escala “macro” porque asumimos como humanidad que estamos haciendo algo mal; “micro” porque cada tanto no usamos la bolsa verde para separar los reciclables. En este cambio de escala se juegan muchas cosas: la culpa siempre está asociada a nuestras acciones, a lo que no hicimos, a lo que podríamos haber hecho, a tener presente la conciencia ecológica cuando tenemos un envoltorio de caramelos en la mano. Esta culpa está alimentada por las campañas interminables y omnipresentes que apelan al “granito de arena”, a nuestro comportamiento como conjunto, a mostrar imágenes espantosas de paisajes y personas vulneradas por la contaminación, cuando no leemos con alarma que el agua de un río ya dejó de ser potable. Estos efectos de escala “macro” golpean en nuestra culpa “micro” creando una idea socialmente compartida de que todos tenemos la culpa.

Pero este es otro triunfo de la falta de cultura tecnológica. Si reconociéramos las relaciones que existen entre cada producto que tenemos en nuestras manos y las decisiones (derivados de criterios e intereses) que los generan tal vez podríamos librarnos de esa culpa que cargamos como responsables de un mundo que va inevitablemente a la destrucción de todo sistema natural. Planteado así es mucha culpa.

Vivo en el asombro de la poca importancia que damos a la historia de los productos. Y como un derivado, de la confianza que tenemos en quienes los producen. Alguna vez escribí que asumimos que pensamos que el origen de las cosas es la góndola del supermercado, que los espacios de consumo que aseguran la disponibilidad de los productos son, en definitiva, asimilables a un dios. Un mito muy extraño en la “era de la información y el conocimiento”.

Sergio Elguezábal compartió en Twitter una nota de Punto Verde (Consuelo Bilbao @cebilba) que plantea que dos litros de agua embotellada que supone salud, juventud y vitalidad para el consumidor, es un negocio para la marca envasadora al tiempo que representa un gran costo para el Estado quien debe hacerse cargo de la basura generada.

Por supuesto no se trata de una cuestión de costos solamente. Pero sí de un dato más sobre al irracionalidad de las industrias y sus envases, que se suma a las mediciones sobre productos que tienen mucho más envase que el necesario por razones de marketing (digamos que como justificación es increíblemente débil).

En el mismo artículo se plantea el principio de “Responsabilidad Extendida al Productor” y continúa: implica que quienes hacen un negocio introduciendo toneladas de productos envasados al mercado incluyan entre sus costos el residuo que generan. Esto es parte de advertir que no todo comienza en la góndola, y que en cada industria, empresa, emprendimiento hay personas que deciden intencionalmente sobre el tipo de envase y sus materiales, y que no se ocupan sobre el destino final.

Cuando planteamos el concepto de Tecnologías Entrañables uno de los puntos clave en los que puse mucho esfuerzo es en modelar analíticamente la relación entre el contexto de uso (de consumo) y el contexto de diseño (y producción), planteando que no se trata de dos mundos independientes, sino más bien de un fenómeno relacional entre actores sociales mediados por artefactos.

Siguiendo esta línea, la “Responsabilidad Extendida al Productor” es lo menos que se puede exigir. De hecho, además de hacerlos responsables, es necesario cambiar las dinámicas de diseño y definición de productos. Una responsabilidad de alcance total, no solamente en términos de residuos.

Uno de los problemas radica en que los productores son pocos y los usuarios muchísimos. Esto es una buena noticia para los productores: la culpa individual se atomiza tanto, que finalmente nadie la tiene; aunque nos pese cada día. En la mirada “macro” es cierto que podemos hacer filosofía sobre lo que “la humanidad hace”, pero de ningún modo eso debe ocultar el verdadero problema: los agentes intencionales del contexto de diseño y producción son los mayores responsables.

Hagamos la campaña inversa: “mi botella plástica salió de tu fábrica, como tantas otras miles

]]>
http://www.blog2.com.ar/index.php/2017/09/25/la-campana-que-nos-hace-culpables/feed/ 0
Podremos ser superhumanos, pero no entrañables http://www.blog2.com.ar/index.php/2017/09/18/podremos-ser-superhumanos-pero-no-entranables/ Mon, 18 Sep 2017 17:26:44 +0000 http://www.blog2.com.ar/?p=1256 Continue reading

]]>
Interfaces Are Killing Us: It’s Time Technology Gets Out of the Way” es un artículo de Singularity Hub que diferencia entre tener superpoderes y ser superhumanos. Se trata del espacio de contenidos de Singularity University (SU), un think tank de Silicon Valley fundado por Peter Diamandis y Ray Kurzweil y funciona en NASA Research Park de California.

SU se hizo muy famosa, e influyente, por integrar en programas formativos una buena síntesis de los valores y visión de Silicon Valley. Muchos “gurúes tecnológicos” también la utilizan como “ultima ratio” para justificar sus conferencias y charlas. La potencia de la influencia de SU y las charlas TED ha logrado que buena parte de lo que incorporamos como descripción y análisis sobre la tecnología tenga su forma, su modo de juzgar, y a veces hasta su optimismo desmedido.

En este contexto de “discursos prestados” muchas veces estadísticos (es decir: cero explicativos) solemos potenciar aun más esa sorpresa a la que estamos acostumbrados cuando ocurren nuevos lanzamientos de productos y apps, o las distintas promesas de una vida mejor e incluso extensible hasta que decidamos morir. Aclaro para que se entienda: me sorprendo, especulo sobre los anuncios y descubrimientos, y me entusiasmo… pero no pierdo de vista que un optimismo exagerado quita muchas posibilidades de entender y analizar hacia dónde van las tecnologías, y el modo en que se desarrollan.

El artículo es muy interesante, incluso por una vía similar refuerza la tesis de Nicholas Carr, y utilizando la figura popular de los “superhombres” (como Superman) buscar diferenciar los poderes que tenemos utilizando dispositivos del hecho de que seamos superpoderosos.

Uno de los puntos clave del artículo son las interfaces. Y no podría estar más de acuerdo. Las interfaces operan sobre nuestras posibilidades cognitivas, nuestros modelos mentales y las distintas memorias que utilizamos reconfigurando todo hacia las operaciones sobre ellas, y luego al logro de que las tecnologías funcionen.

Si hacemos un ejercicio poco preciso, podemos decir que las interfaces hasta los 80s implicaban esfuerzos por comprender los mecanismos de operación de las máquinas (informáticas o no). A partir de lo 80s el lenguaje visual y el lenguaje natural que pudieron representarse en las pantallas (en parte por la capacidad de procesamiento en aumento) permitieron el diseño de interfaces más complejas sobre modelos funcionales basados en metáforas. No importa ahora el detalle, pero ese espacio de comunicación que son las interfaces ha disparado miles de estudios, libros, conferencias, y se ha convertido en un campo de estudio y desarrollo en sí mismo.

Cuando pensamos en Tecnologías Entrañables, las interfaces son un componente complejo y revelador de algunos fenómenos. Tanto en mi tesis como en el libro “Tecnologías Entrañables” se asocian al fenómeno de “desvinculación representacional” entre diseñadores y usuarios. En resumen se trata de las representaciones sociales que tenemos sobre las tecnologías y lo que las tecnologías realmente son. La representaciones sociales son construidas, y también influenciadas interesadamente; es uno de los puntos más sensibles de quiebre en la relación entre diseñadores y usuarios, especialmente porque se ponen en juego las intenciones y valores que intervienen en los diseños.

En una tecnología existen mecanismos para que se produzca la función técnica, mecanismos de operación y cada vez más interfaces que permiten que podamos operarlas en muchos casos casi intuitivamente. Esta la cadena de componentes entrelazados aleja nuestras construcciones mentales y sociales sobre las interfaces del resto de los componentes. Y esto es deseable en términos de confort, pero no es deseable desde el punto de vista de que muchas veces se vuelven impenetrables y opacas; no podemos en la mayoría de los casos explorarlas. De allí que las tecnologías entrañables busquen la docilidad y apertura de las tecnologías.

Medich, autora del artículo de Singularity Hub, propone que las interfaces como las conocemos deberían desaparecer. En mi libre interpretación, sería impulsar otra revolución de la escala de la que ocurrió en los 80s… nuevas interfaces que cambien completamente el modo en que nos relacionamos con las tecnologías.

La diferencia es que ella propone que estas nuevas interfaces impliquen que ni siquiera sepamos que existen… y que en un mundo inundado de tecnologías podamos realmente volvernos “superhumanos” al estilo Superman: para volar simplemente saltamos y volamos.

Dado que Silicon Valley influye en muchos desarrollos, esta idea es preocupante, porque profundizaría el desacople entre el diseño de la tecnología y los usuarios. Si hoy nuestras ideas sobre las tecnologías son erróneas, la solución de Medich las invisibilizaría por completo. Esto implica que sin darnos cuenta estaríamos utilizando miles de tecnologías que ni siquiera sabemos que existen… perdemos toda conciencia de que están allí, pero lo peor es que cada vez estamos más lejos de poder juzgar a quiénes hacen estas tecnologías y los valores involucrados en ellas.

Muchos trabajamos voluntariamente para que aquello que cambia nuestra forma de vida pueda ser legitimado, y esta perspectiva va hacia el lado opuesto.

]]>
El riesgo de que todo funcione http://www.blog2.com.ar/index.php/2017/07/15/el-riesgo-de-que-todo-funcione/ Sat, 15 Jul 2017 13:44:08 +0000 http://www.blog2.com.ar/?p=1249 Continue reading

]]>
El riesgo de que todo funcione. Para una evaluación amplia de la tecnología” es el título de un nuevo libro producto de un proyecto financiado por la Agencia Nacional de Promoción de la Ciencia y la Tecnología. Se trata de una compilación cuyos editores son Fernando Tula Molina y Gustavo Giuliano de siete artículos prologados por Ana María Vara.

Si los artefactos que nos ofrece la ingeniería son el resultado de la aplicación de una racionalidad en la que intervienen restricciones inmodificables, como las derivadas de las leyes naturales, no es menos cierto que en el diseño intervienen también aspectos vinculados a los intereses, costumbres y valores y relaciones de poder propios de los procesos sociales y, por lo tanto, políticos: susceptibles de ser puestos a discusión por parte de una pluralidad de actores sociales […] organizados en función de principios democráticos.

Introducción

  • Dos relatos en fricción, las fallas intrínsecas y el desafío para el diseño tecnológico. (Ana María Vara)

Perspectivas teóricas: encuentros y desencuentros

  • Cómo defender a la sociedad de la tecnología (Gustavo Giuliano)
  • Modelización, predicción y valores sociales (Leandro Giri)
  • El desarrollo tecnológico como objeto de la ciencia política (Fernando Nicchi)
  • En busca de la honestidad tecnológica (Martín Parselis)
  • Tecnología y tiempo liberado: un abordaje alternativo frente a la crisis energética (Fernando Tula Molina)

Formación y comunicación: la tarea necesaria

  • En enfoque CTS en carreras de ingeniería: pertinencia y perspectivas (Karina Ferrando)
  • Periodismo y crítica de la tecnología: un camino no exento de obstáculos para una relación que parece imposible (Jorge Forno)

El riesgo de que todo funcione. Para una evaluación amplia de la tecnología.

El libro fue publicado en Buenos Aires por Nueva Librería.

]]>
Tecnologías Entrañables. Un nuevo modelo de desarrollo tecnológico es posible. http://www.blog2.com.ar/index.php/2017/06/19/tecnologias-entranables-un-nuevo-modelo-de-desarrollo-tecnologico-es-posible/ Mon, 19 Jun 2017 18:51:49 +0000 http://www.blog2.com.ar/?p=1240 Continue reading

]]>
Hace pocas semanas se lanzó en Europa el libro “Tecnologías Entrañables. ¿Es posible un modelo alternativo de desarrollo tecnológico?” (Catarata con el apoyo de la Organización de Estados Iberoamericanos)

Tecnologías EntrañablesLuego de la defensa de mi tesis de doctorado en la que propongo un modelo analítico que justifica la necesidad de que las tecnologías sean entrañables, fui invitado a colaborar en este libro que es de especial relevancia, dado que se trata del primer libro que define el concepto por parte de sus ideólogos: Miguel Angel Quintanilla, Martín Parselis, Diego Lawler y Darío Sandrone; y cuenta con prólogo de José Antonio López Cerezo.

Es un orgullo compartir la autoría con ellos, todos pensadores relevantes en el campo CTS y en la Filosofía de la Tecnología.

Resumen

Frente al modelo predominante de desarrollo tecnológico alienante, aquí se propone un modelo alternativo, el de tecnologías entrañables. En vez de tecnologías propietarias y cerradas, se trata de optar por diseñar y consumir tecnologías abiertas. En vez de aceptar la obsolescencia programada, se trata de potenciar los mercados de segunda mano, desterrar el principio de usar y tirar y aceptar el principio del mantenimiento y reparación continua de nuestros artefactos. Se trata de priorizar el mantenimiento del control sobre nuestras máquinas en vez de empeñarnos en desarrollar máquinas de las que terminaremos siendo esclavos. En definitiva, se trata de preferir las soluciones tecnológicas compatibles con el desarrollo sostenible, con los ideales de la solidaridad y no solo del éxito, o con la participación cooperativa y no solo la competitiva. En palabras de José A. López Cerezo, “este libro constituye un espacio de reflexión sobre la naturaleza de la tecnología y el cambio tecnológico, sobre los rasgos que contribuyen a hacer de la tecnología algo deseable o indeseable. […] Es una mirada a los matices de las relaciones entre la tecnología y los agentes humanos, al extrañamiento que generan ciertos modos de expresión de la tecnología, basada en un análisis filosófico de calidad y una comprensión cabal del mundo que nos rodea”.

Fragmentos

“Este libro tiene una estructura diferente a la habitual en la serie Ensayos de Ciencia y Sociedad. No es un libro de autor único o coautoría compartida. Buscando una metáform musical, la obra es una sutil sonata de tres movimientos, interpretada por un cuarteto de pensadores con un violín solista (MAQ). Constituye un espacio de reflexión sobre la naturaleza de la tecnología y el cambio tecnológico, sobre los rasgos que contribuyen a hacer de la tecnología algo deseable o indeseable” (Lopez Cerezo, p 11)

“Trataremos de analizar la estructura de la alienación tecnológica y de demostrar que el determinismo y la autonomía aparente de la técnica son un efecto de esa alienación, no su causa”… “intentaremos proponer un modelo de desarrollo tecnológico que evite el extrañamiento y la alienación ante la técnica, un modelo que bautizamos, por contraposición, como el de las tecnologías entrañables” (Miguel Quintanilla, p 19)

“esta ontología doble del fenómeno tecnológico contemporáneo, que distingue artefactos y sistemas hipertélicos de individuos técnicos, pone una piedra de toque para trazar una distinción entre tecnologías alienantes, que se basan en la producción y uso de los primeros, y tecnologías entrañables, que se basan en la producción y uso de los segundos” (Diego Lawler y Dario Sandrone, p. 87)

“La propuesta de nuevas relaciones entre los contextos de diseño y de uso a través de los criterios de las tecnologías entrañables implica que volvamos a tomar conciencia de lo que supone hacer y sostener las tecnologías. Esta toma de conciencia, a su vez, necesita de un conocimiento socialmente compartido sobre las tecnologías; un modo “social” de advertir cómo son y cómo se producen las tecnologías. Esto constituye una base de cultura tecnológica que puede dar cuenta de la generación de los objetos con los que convivimos y con los que construimos nuestra forma de vida” (Martín Parselis p. 70)

Otros espacios para explorar las tecnologías entrañables

Tecnologías entrañables en Wikipedia

Tecnologías entrañables en Facebook

]]>
Colaboración y consumo, confundidos en nuevos servicios http://www.blog2.com.ar/index.php/2017/05/31/colaboracion-y-consumo-confundidos-en-nuevos-servicios/ Wed, 31 May 2017 20:19:16 +0000 http://www.blog2.com.ar/?p=1237 Continue reading

]]>
Hasta la idea del “sharing economy” entiendo que un recurso (parcialmente) ocioso puede tener valor de uso para otros, y entonces la idea de compartirlo mejora muchas cosas. Por ejemplo, el car-pooling contamina menos y quita automóviles de las calles, resolviendo el problema de más de una persona.

Compartir no es colaborar. Se comparte algo que se tiene, entre varias personas. Por eso la figura de un recurso “ocioso” es clara. Colaborar no es compartir. Se colabora cuando varias personas hacer algún aporte con un fin más o menos definido y ese fin se va logrando con la colaboración de todos. En este sentido, para que algo sea parte de una “economía colaborativa” debería ser un resultado, que no existía previamente, y que requirió el esfuerzo de varias personas para su construcción.

Cuando ese grupo de personas pertenecen a una organización y dentro de ella mantienen cierta homogeneidad de intereses, y además son remunerados por ello, estaríamos en un caso tradicional de empresa. Dentro de las empresas los empleados “colaboran” para que todo siga adelante. Pero ese no parece ser el sentido de la idea de la “economía colaborativa”.

Se trata de Uber, AirBnB y toda esa familia de servicios. Estos servicios en realidad son sharing economy: un recurso que ya existe y que se utiliza de un modo más eficiente porque se comparte en vez de quedar ocioso. Pero ese recurso provee un servicio claro: traslado de personas, alojamiento, etc. Como todo servicio funciona bajo la lógica del consumo: pago por alojamiento, pago por traslados. La sharing economy no cambia la lógica del servicio-consumo, en todo caso la hace más barata para el consumidor, porque el consumo es compartido.

La economía colaborativa es algo muy distinto. Como buen porteño y argentino la ilustración de esta diferencia es clarísima. Si voy a un restaurante a comer un asado, estoy consumiendo el servicio del restaurante (además del asado). No colaboré en nada. Un asado entre amigos la mayoría de las veces es colaborativo: uno compra la carne, otro ensaladas, otro bebidas, otro postre, uno será el asador y también elegirá la leña. Entre todos hacemos un buen asado. Esto es colaborativo.

Si esto es así, Uber o AirBnB no tienen nada de colaborativo. Son servicios que se consumen bajo la lógica del servicio. Pero además con una diferencia: los que brindan el servicio centralizado no comprometen ningún bien, sino que son bienes de otros, que ya existen, y que no se construyeron colaborativamente.

Funciona como una franquicia donde la “marca” es la “garantía” para el consumidor de que aquel que me presta operativamente el servicio ha sido evaluado y cumple con las pautas básicas del servicio. Como toda franquicia, sea lo que sea no es colaboración sino estrategias para monopolizar mercados, o al menos concentrarlos todo lo posible.

La economía colaborativa, si involucra algo producido por muchos, no puede entenderse bajo la misma lógica de propiedad y acceso que un servicio como los mencionados. Para esa “comunidad” (los que participaron) el resultado no podría ser apropiado y debería estar disponible libremente para ellos. Esto se asemeja a la idea de commons, y las posibilidades de colaboración se asocian a las capacidades de Amartya Sen. Por lo tanto, cada vez que escuchamos “economía colaborativa”, por favor, pensemos en estas lógicas y vayamos a leer un poco más sobre lo que significa colaborar… Uber está muy lejos de eso.

]]>
Nuevas Tecnologías de la Comunicación y la Conectividad: dispositivos, saberes y prácticas. Ana María Andrada 2017 http://www.blog2.com.ar/index.php/2017/05/08/nuevas-tecnologias-de-la-comunicacion-y-la-conectividad-dispositivos-saberes-y-practicas-ana-maria-andrada-2017/ Mon, 08 May 2017 13:43:51 +0000 http://www.blog2.com.ar/?p=1349 Continue reading

]]>
Nuevamente Ana María Andrada introduce un libro increíblemente didáctico sobre NTIC; y nuevamente tuve el honor de presentarlo. Aquí el texto con mis opiniones sobre la obra.


Trabajo con Ana María Andrada desde hace más de 15 años. Además del proceso de envejecimiento que atravesamos ambos, también atravesamos muchas barreras cognitivas sobre fenómenos que no imaginábamos que podrían ocurrir. Podemos enumerar muchos, especialmente si pensamos en tecnologías que cambiaron nuestras formas de vida. Pero si nos centramos solamente en aquellas que son el foco de este libro necesitaríamos unas cuantas horas.

Pensemos solamente en la nueva relación del espacio y el tiempo, “que son dimensiones fundamentales de la experiencia humana, y que están cambiando por completo las estructuras sociales y nuestra forma de vivir”. Y este es el primer logro: en 270 páginas Ana María logra cubrir suficientemente los más diversos aspectos de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación.

Estas tecnologías se hicieron posibles a partir de la convergencia de diversas disciplinas científicas y aplicaciones de las tecnologías electrónicas. Esta es la base sobre la que se construyó la informática en épocas en las que hardware y software no se distinguían demasiado. Es decir que hay una “familia” de tecnologías que se desarrollaron a lo largo de varias décadas con un punto de “especiación” (una rama de desarrollo tecnológico distinto al que existía).

Hoy ya diferenciamos más entre hardware y software a tal punto que a veces olvidamos las estructuras materiales que soportan nuestras “apps” y nuestras plataformas. Esta permanencia es algo que se estudia en la Filosofía de la Tecnología a partir de lo que llamamos “linajes tecnológicos”, por ello la idea de “especiación” entendida como una nueva especie de tecnología análoga al desarrollo biológico.

A veces nos olvidamos de la arqueología. Es sorprendente que en esa disciplina esté tan naturalizada la idea de que los objetos técnicos de una civilización hablan de su cultura, sus costumbres, sus valores, su pensamiento. Así comprendimos mejor el Antiguo Egipto. Pero mucho más cercano en el tiempo, la arqueología urbana aporta el mismo tipo de conocimiento incluso sobre nuestros contemporáneos.

Desde el desarrollo de la electrónica y la informática, los cambios se fueron acelerando hasta que en la vida de una persona es posible experimentar varias revoluciones. Todo apunta a que viviremos grandes revoluciones nanotecnológicas y biotecnológicas, hasta hacer desaparecer esa frontera “sacralizada” entre las tecnologías y los seres vivos. Cambió la idea de tiempo. Agregamos categorías para analizar nuevos modos de socialización en nuevos entornos con otros patrones de espacio y tiempo.

Castells inaugura en los 90 la “Sociedad Informacional”, Peirone hace muy poco la “Sociedad Conexionista” y la “socialización divergente”, Lash plantea las “formas tecnológicas de vida”.

Lash es un sociólogo especializado en estudios culturales que plantea una caracterización de estas tecnologías como “no lineales” (la información se comprime y fragmenta, se acelera, y se expande hasta desgarrarse y presentarse como discontinua). Y también presentan “aplanamiento”, porque ya no hay tiempo para discernir claramente entre teoría y práctica, entre objetos y sujeto. Están “aplanados”. Pensar, hacer y comunicar para él es parte del mismo acto porque desaparece la reflexividad al ritmo de la aceleración.

Pero sin esa reflexión, tal vez estemos perdiendo el hilo de nuestro desarrollo cultural. Ante este panorama necesitamos un tipo de arqueólogo que pueda dar cuenta de este tiempo. Un tiempo que experimentamos y comunicamos pero que a veces no comprendemos. Una nueva arqueología que permita inferir valores y pensamiento a partir de los objetos técnicos que cambian permanentemente y que son parte de nuestro el entorno vital. La estructura de las tecnologías tiene mucho que ver con las posibilidades que tenemos a partir de su operación.

Hay tecnologías esclavizantes y tecnologías emancipadoras, lo que implica un juicio de contenido cultural. Significa entonces que esta unidad de una dimensión técnica y una dimensión cultural son inseparables para un análisis profundo de cualquier tecnología. Es insuficiente y erróneo el análisis puramente técnico, como es erróneo el análisis puramente cultural. En el desarrollo de este linaje tecnológico pasamos de las enormes computadoras para científicos, luego por la computadora personal que “pone a la informática en manos de la gente”, hasta llegar a las máquinas que hacen que la informática esté donde la gente está, las tecnologías ubicuas. Hoy todas interconectadas entre sí, configurándonos en una sociedad en red.

A eso se refiere Andrada cuando se pregunta obsesivamente sobre lo “que hay debajo” de estas tecnologías. Busca hacer presente los rasgos del linaje. Por supuesto, la respuesta también está en el libro: estas tecnologías son escenario (allí donde los actores interactúan), y contexto (allí donde emergen nuevos fenómenos). Como el libro tiene una función pedagógica, se inicia abordando todas las nuevas alfabetizaciones necesarias para entender a las NTIC como escenario y como contexto.

Pero la dimensión cultural que se imbrica con la técnica tiene en esta obra un minucioso análisis sobre nuestros modos de apropiación. Así, el barrido exhaustivo sobre los distintos aspectos socioculturales que conforman una nueva forma de vida se van desarrollando a través de los distintos capítulos. En mi lectura, la ciudadanía digital se presenta como una suerte de corolario de la alfabetización; podremos decidir como ciudadanos en la medida en la que sean decisiones informadas.

Las lógicas industriales mutan hacia lógicas de red; porque logramos hacer circular distintos objetos de forma inmaterial para materializarlos en forma trans-localizada. Así, desde el prólogo se anuncia el análisis del fenómeno de objetos que tienen “la posibilidad de ser reutilizados continuamente y poseen una gran capacidad de circulación”, reemplazando crecientemente al tradicional intercambio de objetos. La dimensión cultural es contexto en la creación de las tecnologías, y también en el contexto de uso y apropiación. Una conclusión cuasi-arqueológica es el planteo de que se trata de una revolución de conceptos y no solamente de dispositivos.

Esta es una segunda versión actualizada. Pero no es solamente eso. Hay cambios importantes con respecto a la primera edición.

  1. Los casos de estudio entre ediciones se transformaron en procesos consolidados.
  2. Distintos hechos que ilustraron fenómenos importantes se acompañan en esta edición de las líneas de pensamiento que los sostienen.
  3. Se da mayor relevancia a la conversación entre el contexto general de desarrollo de las nuevas tecnologías con las bases científicas y tecnológicas que posibilitan las tecnologías de la información y la comunicación.

En síntesis, se trata de una segunda edición que ha evolucionado al ritmo tecnológico. Pero quiero valorar algunas perspectivas de contenido, formato y metodología que no han cambiado. Como profesor e investigador, destaco que desde el punto de vista del contenido es un libro útil no solamente para el nivel medio sino también para muchas carreras de grado, especialmente las de Comunicación. Sería incluso deseable como material para desarrollar cultura tecnológica.

En cuanto al formato es un libro expandido como lo fue la primera versión. Esto multimedializa la experiencia de aprendizaje y abre a la conversación con los lectores a través de redes como Twitter y Facebook. Pero no es una cuestión de “enlaces”, es una continuación a un modo de lectura más hipermedial, con lenguajes propios de cada plataforma. El blog presenta los temas de un modo más coloquial y abierto pero con coherencia absoluta con el libro que presenta los mismos temas en forma rigurosa.

Considero que la metodología es la más adecuada para el proceso de aprendizaje: el cuestionamiento, la interrogación; que son los grandes disparadores para un trayecto de aprendizaje significativo. Como dice Ana María insistentemente: nadie está motivado a resolver un problema que no tiene.

Finalmente, una mención al desmenuzamiento de las brechas: la famosa brecha digital se ha vuelto muy poco precisa para describir los distintos modos de apropiación. El libro recoge otras brechas y propone el concepto de brecha de contemporaneidad, que a mi juicio es el más preciso dado que define la diferencia a partir de ser parte, o no, de este tiempo. Y esto no está sobredeterminado para una generación o una posición económica.

Decía que con Ana María atravesamos muchas barreras cognitivas, porque somos inmigrantes de este contexto tecnológico. Esto es parte del esfuerzo formativo: poner en valor aquello que los que nos siguen ya tienen naturalizado. Hacer visible lo que no se ve porque ya es parte del paisaje. Como protagonistas de la época de los cambios a través de la enseñanza asumimos el deber de dar sentido a las presencias y ausencias que cambian con el tiempo. Tal vez por eso desde la primera página ella trae a la presencia a sus padres, y a la compañía luminosa de su amado Juanjo, que ayudó a dar sentido a lo que Ana María es y hace.

]]>
Reparar como acto social http://www.blog2.com.ar/index.php/2017/01/03/reparar-como-acto-social/ Tue, 03 Jan 2017 16:00:23 +0000 http://www.blog2.com.ar/?p=1232 Continue reading

]]>
Con motivo de los saludos de fin del año 2016, me encontré con el post que resume la actividad del Club de Reparadores. Inmediatamente sonreí, y conecté mentalmente con otros proyectos que sigo con alguna frecuencia como el Repair Café y parte del movimiento Right to Repair que tiene diferentes acciones concretas como ifixit y otras asociaciones.

Hay diferencias en las acciones y en los estilos, pero lo que tienen en común es negarse a aceptar que las cosas deban tirarse porque dejan de funcionar. Nos convencieron durante años de que es mejor tirar y reemplazar que hacer el esfuerzo por reparar, y de hecho se ha influido desde la publicidad y desde mecanismos de la economía para hacerlo y para que un usuario promedio valore comprar algo nuevo (porque es “más barato”) La famosa Obsolescencia Programada o Planificada que se entiende muy bien en este documental.

¿Por qué no habríamos de hacerlo? Entre las muchísimas explicaciones que existen mencionaré solamente dos:

  1. Reparar puede ser mucho más barato y sencillo. La mayoría de las veces reparar es sencillo, y se trata de pequeñas cosas. He visto gastar muchísimo dinero para reemplazar artefactos que he podido reparar casi sin dinero. Si a esto sumamos la posibilidad de fabricar piezas que hoy tenemos con la impresión 3D, verdaderamente es muy poco lo que no podría ser reparado…
  2. Reparar es también un acto cognitivo y social. Reparar implica explorar, sistematizar, plantear hipótesis de funcionamiento sobre los artefactos, desarrollar capacidades para intervenir, etc. Pero además, es una acción que desentraña lo que han hecho otros. Es cierto que muchas veces esos “otros” son enormes conglomerados que bloquean la posibilidad de que podamos explorar los artefactos, pero aún así, algo de espíritu hacker y habilidad logra hacerlo…

El primer punto puede interesar a los que hoy llamamos nerd, o makers (que existieron siempre), pero el segundo es un tema muy serio que ha influido en la cultura que hoy tenemos; no tanto por las habilidades que comentamos sino por los modos de vinculación entre los que utilizamos las tecnologías y los que las piensan y diseñan.

No hay ninguna razón técnica por la que un artefacto no pueda ser explorado por un usuario proactivo, y sin embargo se diseñan para impedirlo o para que sea muy dificultoso.

En mi tesis de doctorado he planteado todo esto, pero además me alegra mucho que existan estos movimientos, porque casi todos han observado la idea de bien común. Y esto no es casual: cuando necesitamos de otros, con otros conocimientos y habilidades, que ponen a disposición de una comunidad, las cosas no pueden entenderse de otro modo que no sea colaborativo. Entonces esa dimensión de conocimiento propietario que es parte de cada artefacto (y que nos excluye de su exploración aún habiéndolo adquirido en el mercado) comienza a circular en forma vernácula y a convertirse en un activo social…

Esto es un problema para los diseñadores y fabricantes. Siguen luchando para perseguir hackers en una guerra que tienen completamente perdida, porque los usuarios vamos teniendo cada vez más claro que no tienen derecho a ocultarnos las cosas con las que convivimos a diario.

¿Quiénes pueden ser reparadores? Todos, en principio… por supuesto hay que aprender. Pero este aprendizaje puede ser muy interesante y hasta divertido, porque el conocimiento técnico no es conocimiento científico (bueno, con esta afirmación me he ganado varios detractores…), sino que es conocimiento débil.

Este conocimiento débil es todo aquel que permita explorar e intervenir sobre un artefacto en particular. Pero no se produce de la nada sino desde una base de cultura tecnológica en el sentido que podría plantear Quintanilla, y que he desarrollado en mi tesis de doctorado cruzada con perfiles de usuarios y cultura tecnológica general y particular.

Por lo tanto, no se trata de que los nerds (que entienden cómo funcionan los cacharros) se vuelvan gurúes. De hecho no lo son. No se trata de ser o no ser nerd. El nerd tiene obturada la capacidad de entender las razones por las que otros toman decisiones, y son incapaces de entender contextos. Hay que temerles. No se trata de un mundo controlado por nerds: son tan obtusos como los tecnócratas o los fanáticos religiosos. El nerd es peligroso… Lo último que nos puede sacar del control de un grupo que decide cómo es la tecnología que debemos amar, es otro grupo tan opaco como ese.

En todo caso, lo deseable es que el desarrollo tecnológico pueda ser acompañado de cultura tecnológica… de este modo el nerd deja de ser un gurú (palabra de tribu primitiva, por cierto, y de admiradores de fenómenos supuestamente mágicos…) para ser un socio más hábil pero que podemos comprender…

El nerd como socio colaborativo con mayor apertura a otros procesos sociales, junto con usuarios con ánimo de aprendizaje y posición clara de recuperar las cosas que sirven para que no sigan acumulándose y arruinando otro bien común como el ecosistema, harán comunidades como las que hoy emergen alrededor de la reparación.

Es decir que los nerds no salvarán al mundo, más bien lo harán más peligroso. Necesitamos otro modelo de desarrollo tecnológico que según Quintanilla estamos desarrollando, y que pueda revincular a los que hacen, diseñan y piensan las tecnologías, con los que las utilizan, y, claro, desean repararlas.

Mientras tanto, ¡felicidades reparadores!

]]>
Una tesis, un compromiso http://www.blog2.com.ar/index.php/2016/10/07/una-tesis-un-compromiso/ Fri, 07 Oct 2016 11:38:45 +0000 http://www.blog2.com.ar/?p=1218 Continue reading

]]>
El 19 de septiembre de 2016 defendí mi tesis de doctorado. Para muchos se trata de una instancia “para”, similar a un “trabajo práctico largo” que habilita a (completar lo que quieras: aumento de remuneración, mejorado categoría…).

Entre los agradecimientos escribí:

Durante el desarrollo de este trabajo me he preguntado recurrentemente ¿qué es una tesis de doctorado? Y a pesar de comprender las explicaciones formales no dejo de pensar en el significado de realizar un aporte al conocimiento, perspectiva que aun se mantiene dela visión tradicional de una tesis. Pertenezco a la generación del cambio, que pasó de entender una tesis como la culminación madura de una trayectoria de trabajo y mucha experiencia, hacia entenderla como una certificación más que exige la industria académica, tal vez como salida laboral.

Escribir una tesis de doctorado con la motivación de una certificación me hubiera empujado a tomar algún modelo replicable y realizar un estudio de caso. Sin embargo, todo lo que está incluido en este trabajo deriva directamente de la pasión traducida en preocupaciones y preguntas recurrentes, cuando no de enojos y quejas ante una realidad que juzgo como desigual, injusta, deshonesta y poco favorable al desarrollo pleno de la humanidad.

Encontré en el programa de Estudios Sociales Ciencia y Tecnología dependiente del Instituto de Investigación de Estudios de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Salamanca un lugar apto para desarrollarla, desde ya porque es parte de su misión, pero especialmente porque las personas que lo integran comparten buena parte de esta preocupación. Además de muchos colegas, mi director de tesis Miguel Angel Quintanilla, Ana Cuevas Badallo o Santiago Lopez.

Las Tecnologías Entrañables como Marco para la Evaluación Tecnológica” es un trabajo teórico original de Filosofía de la Tecnología que integra diversas disciplinas científico-tecnológicas, perspectivas económicas sobre bienes comunes, aspectos pisco-sociales como los affordances, entre otros aspectos que conforman el marco teórico. Esta diversidad de elementos generó durante la defensa una serie de discusiones y propuestas de nuevos aspectos de investigación muy interesantes, y el tribunal la calificó con la “maxima calificación que otorga la Universidad de Salamanca” como “sobresaliente cum laude”.

Tribunal defensa de tesis de doctorado de Martin Parselis

Ana Cuevas, Eduard Aibar, Fernando Broncano, Martin Parselis, Miguel Angel Quintanilla

Mi director, el Dr. Miguel Angel Quintanilla Fisac, es una de las personas más influyentes en Iberoamérica dentro del campo de los Estudios de Ciencia, Tecnología y Sociedad, y cuyo camino han seguido diversos programas de investigación e institutos en Argentina. El tribunal fue conformado por académicos renombrados estudios del campo como la Dra. Ana Cuevas Badallo (Universidad de Salamanca), el Dr. Eduard Aibar (Universidad Oberta de Catalunya) y el Dr. Fernando Broncano (Universidad Carlos III). Parte de la repercusión de la defensa fue recogida por el propio director en un artículo de su autoría: “Una tesis sobre tecnologías entrañables“.

Antigua Biblioteca

En el contexto de la sala Francisco de Vitoria del Edificio Histórico de la Universidad, que en 2018 cumplirá 800 años, también hice un esbozo sobre el compromiso que implica esta tesis. Mientras la portada de la presentación tenía la obra “selfie” de Verute Parselis, el resto de los conceptos se asociaron con distintos mensajes de Banksy para dar cuerpo y contenido claro. Si Banksy pudo ser parte de mi defensa, vamos bien…

Se trata de avanzar en el diseño de políticas públicas para mejorar las instancias de evaluación social de los desarrollos tecnológicos, como un programa práctico y concreto; aunque basado en el objetivo de revincularnos y exigir honestidad tecnológica.

 

]]>
Durmiendo con Pokemones http://www.blog2.com.ar/index.php/2016/08/08/durmiendo-con-pokemones/ http://www.blog2.com.ar/index.php/2016/08/08/durmiendo-con-pokemones/#respond Mon, 08 Aug 2016 12:24:52 +0000 http://www.blog2.com.ar/?p=1180 Continue reading

]]>
Como siempre me importa muy poco si el negocio es bueno o si el fabricante del juego mejoró su cotización en la bolsa de valores. No se trata de eso, de hecho nunca se trata de eso. Se trata, siempre, de qué nos pasa cuando algo aparece en nuestras manos. Por lo tanto, y lo dejo bien clarito, mis temas no son cuán saludable es el bolsillo de alguien, ni me parece un argumento relevante para analizar “las cosas”.

Tampoco resulta muy apropiado la idea de que salir frenéticamente a buscar Pokemones sea “un juego”, como si esa sentencia invalidara cualquier otro juicio que uno pudiera hacer. Micky Vainilla también “sólo hace pop, para divertirse”…

Con respecto a Pokemon Go parece muy divertido y una aplicación de la realidad aumentada que al fin se masificó porque hasta ahora muy pocas personas utilizaban estas funciones. Probablemente porque entre el GPS y el tráfico de datos, la batería se consume rápidamente y la factura de las operadoras aumentan… aunque estas cosas hoy no parecen importar demasiado.

¿Cuál es el problema?

Hasta hoy las muestras de rebeldía y la violencia sobre un espacio eran más o menos evidentes. Era necesario que alguien físicamente opere en relación a un espacio físico, para pintar, invadir, romper o realizar un rito de algún tipo. Estos espacios desde hace muchísimo tiempo tenían una representación simbólica, no solamente a través de sus nombres sino también a través de mapas y desde hace poco representaciones informáticas como la información georreferenciada.

La realidad aumentada aprovechó este nivel de desarrollo informático de la mano de la posibilidad de procesamiento de los dispositivos permitiendo en tiempo real combinar las imágenes que se toman desde una cámara, y ayudados por sensores que informan sobre la dirección en el espacio del dispositivo junto con su ubicación vía GPS, relacionar distinto tipo de información adicional a la que se ve desde la cámara. Por ejemplo, frente a un monumento que se filma en tiempo real podemos conocer información de su estructura, símbolos, autores, datos históricos, etc.

Lo que tiene que ocurrir simultáneamente es la posibilidad de que nuestro dispositivo pueda ser ubicado globalmente, que esté en condiciones de acceder a Internet, y que las apps que utilizamos tengan acceso a la cámara. En el caso de un juego como este también es necesario crear una cuenta con nuestros datos.

Hasta aquí nada parece demasiado problemático (bueno, no más que Facebook). Sin embargo, dejando de lado el espectáculo de pequeños tumultos de personas buscando animalitos virtuales raros, el problema comienza con el sentido de ciertos espacios. Ya sabemos que “lo virtual” no es “lo físico”, pero si hay una característica que hace que la realidad aumentada tenga algún sentido es la relación biunívoca entre “lo virtual” y “lo físico” con respecto a los espacios. Por lo tanto, cualquier app que pueda representar virtualmente un espacio a través de estas tecnologías, es una representación de un espacio físico concreto.

Distintos espacios físicos pueden significar distintas cosas para distintas personas. “Mi casa” tiene un significado fundamental para mi vida y ninguno para personas que no conozco. Un monumento en una plaza tiene significado para quienes conozcan al personaje, o sobre qué se conmemora. Una iglesia, mezquita, sinagoga, tiene un significado muy importante para algún grupo de personas y no para otras. Ciertas actividades como la de docencia en una escuela implica una serie de significados y valoraciones que pueden importar a muchos y no a otros.

Damos sentido, significado y valoración a los distintos espacios.

El problema comienza (recién comienza) cuando espacios con distinto significado (incluso sagrado) para ciertos grupos se homogeneizan en una totalidad global de espacios alcanzables por GPS con el objetivo de ser parte de un juego.

pokemonplaces

Que el GPS sea global y que no diferencie entre espacios de ningún tipo no legitima que haya pokebases, pokemones, o poke-lo-que-sea en cualquier parte. Eso es invasión y violencia (similar a la de Uber) por parte de los fabricantes que, es evidente, no dan ninguna importancia al significado que pueden tener ciertos espacios para algunas personas. Desde ese punto de vista, Pokemon Go es un juego que claramente puede ser juzgado desde su falta de consideración acerca valores de distintos grupos.

Japón tuvo que pedir que Hiroshima y Nagasaki queden fuera de la invasión de los pokemones, espero que muchos podamos pedir exceptuar otros lugares. Comencemos por las iglesias, los espacios de la memoria, los museos de la Shoá, los museos de bellas artes, las escuelas y universidades…. y es para discutir y seguir pensando si el espacio público no debería excluirse también. De otro modo estamos aceptando que un juego homogeneiza de modo unilateral el sentido de algo tan sustancial en la vida humana como los espacios. O dicho en términos de Augé: se trata de la conversión de todos los espacios a la categoría de no-lugares, a que nada quede como un espacio antropológico.

Agregado:

Cuando un grupo de personas no comparte creencias y valoraciones, pero respeta a otro grupo se autoexcluye de ciertos espacios, o los visita con curiosidad y respeto. Lo que fomenta Pokemon Go, si se mantiene como juego en todos los espacios, es el no respeto por los espacios que otros respetan. La cuestión del “otro”, entonces, se convierte en la cuestión principal, dado que dentro del juego ese espacio que no hubiera visitado, comienza a ser un espacio “habilitado” (según el juego) para ser invadido en busca de pokemones.

 

]]>
http://www.blog2.com.ar/index.php/2016/08/08/durmiendo-con-pokemones/feed/ 0